Trabajar más de 10 horas diarias, incrementaría el riesgo de sufrir un ictus

El ictus, también llamado accidente cerebrovascular o embolia, es una patología en aumento en la actualidad y que puede evitarse mediante un estilo de vida saludable. El estrés laboral parece ser determinante y trabajar más de 10 horas diarias, 50 o más días al año, incrementaría el riesgo de sufrir un ictus.

Más 10 horas diarias, 50 días o más al año y mayor incidencia de ictus


Un estudio recientemente publicado en la revista Stroke evaluó una cohorte de más de 140 mil personas de diferentes edades y sexos, y mediante cuestionarios autoinformados evaluó la relación entre las horas de trabajo y la incidencia de ictus o accidente cerebrovascular, considerando además la ocupación y el hábito de fumar.

Se definió como largas horas de trabajo a más de 10 horas diarias por lo menos 50 días al año de tiempo de trabajo. Los resultados muestran que una gran proporción (cerca de 40%) de quienes desarrollaron un ictus presentaban largas horas de trabajo y que trabajar más de 10 horas diarias, 50 o más días al año se vincula fuertemente con el accidente cerebrovascular.

De forma estimada, trabajar muchas horas (más de 10 al día) podría incrementar en un 45% el riesgo de sufrir un ictus según este estudio que demuestra asociación y no causalidad, pero sin embargo, arroja resultados sorprendentes en una gran cohorte de personas.

Síntomas del estrés: 21 formas en las que afecta tu cuerpo (y seguro no notaste)

Todo esto nos lleva a pensar que resulta importante para prevenir el ictus o accidente cerebrovascular no sólo cuidar los hábitos en casa en cuanto a dieta, ejercicio y descanso sino también, en el trabajo, limitando sobre todo el estrés en el mismo y el tiempo que le dedicamos.