¿Sabías que dormir poco engorda? Consejos para descansar mejor

Según un estudio de la Universidad de Stanford (EE UU), las personas que duermen menos de 5 horas, comparado con aquellas que duermen 8, producen mayores niveles de grelina y descenso en los de leptina.

El mal dormir afecta los niveles de energía durante todo el día. No es extraño que una persona que duerma poco luego, por cansancio, termine tomando elecciones alimenticias y de estilo de vida que promueven la obesidad, como no elegir alimentos sanos sino comidas que le den estímulo pasajero como el café, dulces, hidratos de carbono e incapacidad de hacer ejercicio físico por la fatiga que la falta de sueño da.

La consecuencia más importante de estas alteraciones neuroendocrinas es el aumento del apetito, especialmente por alimentos hipercalóricos y ricos en hidratos de carbono, para intentar sustituir la energía que no se recuperó por la falta de un sueño reparador. Y esto acaba provocando una sobrealimentación y, en último término, ganancia de peso.

Algunos consejos

rtyy

Es importante tomar medidas para cambiar malos hábitos de sueño en todo momento, pero especialmente cuando buscamos disminuir las posibilidades de obesidad y bajar de peso.

Ten en cuenta que debes dormir entre 7 y 8 horas diarias, no consumir alimentos estimulantes y con cafeína desde la tarde y evitar los aparatos electrónicos en la cama.

Estos son los terribles efectos secundarios de no dormir bien

La Escuela de Medicina de Harvard (EEUU) ha revelado una serie de consejos para lograr un plácido sueño cada noche, esencial para que nuestro cuerpo esté saludable y con energías para afrontar cualquier tarea el día siguiente.

Haz ejercicio. Para conseguir dormir bien necesitamos organizar nuestro sueño y hacerlo de forma responsable. Hay que irse dormir a la misma hora cada día y despertarse también a la misma hora, en la medida de lo posible.

Fumar es un gran enemigo del descanso, aparte de nuestra salud en general. La nicotina provoca en nuestro organismo un efecto que dificulta que nos quedemos dormidos con facilidad.

El café, el té o los refrescos pueden apetecer mucho a lo largo del día pero la cafeína nos provocará más dificultad para dormir por la noche y también aumentan la necesidad de despertarse para hacer pis durante la noche.

ruyy

El alcohol deprime el sistema nervioso, lo que ayuda a quedarse dormido. Sin embargo, este efecto desaparece a las pocas horas, lo que provoca que podamos despertarnos varias veces a lo largo de la noche, impidiendo un buen sueño.

Dormir la siesta es beneficioso para continuar con energía el resto del día, pero no si son extensas. Un máximo de 20 minutos nos sentará fenomenal.