Alivia tus dolores corporales y emocionales con la reflexología facial

La medicina tal como la conocemos hoy en día no existía, por lo que nuestros antepasados tenían que buscar la manera de aliviar sus dolores de diferentes maneras.

Ya sea a través de hiervas o con sus propias manos presionando en ciertos sitios de nuestro cuerpo, es ahí cuando se dio inicio a la reflexología.

La reflexología es una alternativa válida para aliviar tensiones y dolores provocados por el estrés de la vida agitada y llena de presiones a a la que estamos sometidos día a día. Por ello aquí te diremos que puntos de tu cuerpo debes presionar para aliviarte.

Aprende a hacer uso de la reflexología facial

reflexología facial

La reflexología facial es una rama que se ocupa de las dolencias de los órganos y cada punto de la cara corresponde a uno de ellos.

Al presionar un punto determinado en el rostro, mejoramos la circulación sanguínea y nos liberamos del estrés, debido a las conexiones nerviosas que existen entre estos puntos y los órganos que queremos atender.

De modo que la reflexología facial, nos puede ayudar al bienestar general.

Alcanzar el equilibrio en los bloqueos emocionales a través de la reflexología, puede contribuir a mejorar nuestra salud.

Una manera eficaz de eliminar el dolor y deshacernos del estrés de manera natural y sin necesidad de medicamentos.

Crema casera japonesa disminuye líneas de expresión y hará que te veas más joven

En el siguiente video te mostramos en detalle cómo realizarlo.

¿Cómo se trabaja la reflexología facial?

El rostro humano posee alrededor de mil doscientas terminaciones nerviosas que están relacionadas con el sistema nervioso central. Estas zonas reflexológicas mantienen una estrecha comunicación con órganos internos y glándulas, así como con el sistema circulatorio y el sistema linfático. Se conectan, además, con los canales energéticos conocidos como meridianos (nadis) por la medicina china.

El tratamiento se lleva a cabo mediante la presión manual de diversos puntos en distintas zonas de la cara y cráneo, cada uno con una relación específica con el sistema neuromotor y neurovegetativo.
La presión tiene la función de estimular y producir la liberación de neurotransmisores y endorfinas que actúan en funcionamiento orgánico endocrino, circulatorio y linfático de todo el organismo, equilibrándolo y estabilizándolo.

Una sesión consiste por lo general en un análisis facial para que el terapeuta se de una idea de cómo se encuentra el paciente. Según la afección se decide el tratamiento. Una sesión dura aproximadamente una hora, y suele prolongarse unos 2 o 3 meses, según el caso. Las sesiones por lo general se imparten una vez a la semana.

Ahora ya sabes cuales son los beneficios de la reflexología facial, si tienes oportunidad, ve a una sesión. ¡COMPARTE!