¡Cuidado! Si Tus Hijos Se Sientan De Esta Manera Corren Peligro

Cuando somos pequeños tenemos mucha flexibilidad en nuestro cuerpo, esto nos permite hacer cosas que hoy en día a muchos nos cuesta trabajo.

Es por ello que cuando uno es niño suele sentarse de la manera que más le plazca, pero debes tener cuidado si tus hijos se sientan en forma de «W» corren peligro. 

Si bien es cierto que al niño no le incomoda estar sentado en dicha posición a la larga traerá graves consecuencias, así que si quieres saber el porqué te invitamos a que leas el resto del artículo para que te enteres.

Porque no debes dejar que tus hijos se sientan en forma de «W»

niño sentado w

Cuando los niños optan por la postura de la W al sentarse en el suelo, sus caderas están rotadas hacia dentro, apoyando toda la parte interna, incluidas las rodillas, mientras que los tobillos permanecen en rotación externa.

La posición se llama W, por que si miras justo por encima verás que se forma una letra W, justo como lo muestra la imagen que ilustra este artículo.

A los niños les brinda una mejor estabilidad para estar jugando, sin embargo existen razones tanto posturales como del desarrollo motor, por las que debemos corregir SIEMPRE que veamos que el niño se siente así.

Cosas que afectan al niño cuando está en dicha posición

w sitting

La rotación de la cadera: al mantener esta posición, la parte interna de las piernas recibe una presión excesiva. Además, acorta los músculos estabilizadores de la pelvis y la cadera, fomentando como consecuencia las contracturas a este nivel y la alteración de la marcha.

¿Conoces La Colitis Ulcerativa? Aquí Te Traemos Las Causas, Los Síntomas Y Cómo Tratarla  

La rotación de rodillas y tobillos: esta presión excesiva supone también contracturas en los músculos de dichas articulaciones. Esto puede conllevar dolor más adelante, incluido dolor lumbar.

Pobre desarrollo de la musculatura “central”: la musculatura abdominal y de la espalda es fundamental para una buena postura y un buen desarrollo del movimiento.

Afecta al desarrollo motor: al limitar las rotaciones de tronco y las transferencias de carga de un lado al otro, dificulta el alcance, así como la aparición de reacciones de enderezamiento y equilibrio, y el paso de la línea media de las extremidades superiores.

¿Qué hacer cuando veamos a nuestros hijos sentados en esta postura?

Lo que debemos hacer es ofrecerle al menor una postura completamente diferente, por ejemplo sentarse de lado, con las piernas cruzadas, con las piernas estiradas hacia delante, entre otras.

Además es recomendable que constantemente esté cambiando de posición, además de que no pase mucho tiempo en una misma posición, se recomienda que el niño se levante a caminar antes de cambiar de posición.

Así que si ves que tu hijo o el hijo de algún conocido opta por esta posición, recomienda de manera inmediata que deje de hacerlo y cuéntale los riesgos que puede tener. Recuerda que debes motivar a tu hijo a que realice actividades físicas, por lo que es muy recomendable regalar bicicleta o inscribirlo en alguna academia de deporte, con el paso del tiempo estarás satisfecho con esa decisión.