Mezcla aloe vera (sábila) con pasta dental, y mira sus beneficios

Son muchas las propiedades beneficiosas de la sábila o aloe vera y, por consiguiente, sus aplicaciones terapéuticas tanto internas como externas, de ahí que esté presente en numerosos productos medicinales y de belleza como, por ejemplo, cremas o geles corporales.

En esta ocasión te daremos a conocer cuales serán los beneficios que obtienes al mezclarla con pasta dental. ¡Te sorprenderás!

Mezcla de aloe vera y pasta dental

La sábila cuenta con antraquinonas, las cuales tienen numerosas funciones. Ayudan a combatir una gran cantidad de virus y de bacterias y tienen grandes efectos analgésicos y antiinflamatorios, lo que es ideal para reducir la inflamación de las encías y aliviar las molestias que estas te estén provocando.

Por lo tanto, este componente del aloe vera es perfecto para eliminar los gérmenes que pueden existir en la boca y que suelen acumularse en la dentadura y las encías provocando diversos trastornos.

Recientemente el Aloe Vera ha ganado popularidad como ingrediente activo en geles dentales. Similar a su uso en la piel es igual de efectivo que la pasta dental  para aliviar encías tratar cavidades y proteger dientes.  En lo relativo a la higiene bucal, el aloe vera mantiene a raya la placa bacteriana, contribuye a unas encías sanas y suaviza la mucosa bucal.

El Aloe vera es un poderoso antiinflamatorio por ello contribuye a mitigar las inflamaciones de las encías desde las más leves gingivitis a episodios más graves de periodontitis. Por otro lado, su cualidad de gran cicatrizante soluciona los problemas de sangrado de encías.

Cómo eliminar la grasa de las manijas de la cocina. ¡reemplazo perfecto a los caros productos de limpieza!

Sus conocidos beneficios para la piel también se hacen extensibles a la mucosa bucal, aporta mayor suavidad a ésta, combatiendo los problemas de aftas o úlceras bucales, principalmente debido a sus propiedades antisépticas y antifúngicas.

Previene episodios de halitosis o mal aliento al eliminar las bacterias bucales que lo provocan así como aquel originado por fermentaciones intestinales.

¡Comparte esta publicación!