Madre no deja que su hija tome Azúcar. Ahora mira el resultado dos años después

La alimentación de nuestros hijos es muy importante y hay padres que supervisan muy bien todo el alimento que le dan a sus hijos para que este no se enferme, además de que adquiera los nutrientes necesarios para un gran desarrollo.

Como muchos saben el consumo de exceso de azúcar es malo para la salud, para los niños lo es aún más.

Por eso te compartiremos el caso de una madre que seguramente llamará tu atención debido a que no le da nada de azúcar a su hija y además lleva una dieta especializada. Continúa leyendo para que te enteres todo acerca de este caso.

La dieta para niños que no lleva azúcar

Este es el caso de Shan Cooper, una mujer de Brisbane, en Australia, quiere hacer entender a todos los padres. Ella ha criado a su hija de dos años, de nombre Grace, de manera de que no consuma alimentos ricos en azúcar ni en carbohidratos de absorción rápida. Aquí te explicaremos la razón de su decisión.

En su primer año de vida, son muchos los bebés que son alimentados por sus padres con comida diseñada para el consumo exclusivo de bebés. Sin embargo, Grace no ha sido alimentada de esa manera.

Su madre es una entusiasta del fitness, por lo que Grace jamás ha sido alimentada con comidas procesadas. Ningún puré o cereal azucarado ha entrado nunca en su boca. Lo que sí ha ingerido son alimentos orgánicos no edulcorados que hace su madre de acuerdo a la dieta paleo.

El amor de madre es único en el mundo, nadie nos puede llegar a querer como ella

La paleodieta o la dieta paleo es esa que prohíbe el consumo de granos, productos lácteos y azúcar. No obstante, esta dieta se centra en el consumo de alimentos como huevos, pescado, frutas y vegetales. Para Cooper, esta dieta ha regido su vida por mucho tiempo y ha sido la manera que a ella le ha parecido correcta para alimentar a su hija.

Aunque se crea poco sana, Grace sólo ha sufrido de un solo resfriado en sus dos años de vida. Su madre explica que ella se la pasa jugando con niños que tienen tos o mocos chorreandoles de la nariz, pero que ella nunca ha cogido ningún resfriado o malestar.

Mientras muchos la critican, Shan se defiende diciendo que lo único que ella está proporcionando a su hija son alimentos sanos. Si en las futuras fiestas de cumpleaños, su hija quiere comer pastel, ella no tiene porqué prohibirselo.

Shan solo desea que su hija pueda saber qué es comer sano y decidir lo que le hace bien cuando llegue a su vida adulta.

¿Qué te parece la dieta que esta mujer le lleva a su hija? ¿Te atreverías a aplicarla a tus hijos?