Cosas que jamás debes prohibirle a tu hijo según psicólogos

Muchos padres se equivocan en la forma que aplican los castigos y las restricciones y esto trae graves consecuencias en el desarrollo de los hijos, es por esto que hoy te muestro que está bien y que no es correcto segun estudios psicologicos en el area infantil, consejos sencillos y fácil de poner en práctica en casa por el bien de nuestros chiquitos.


1. Hacer preguntas:
Un niño pequeño crece y explora el mundo y, naturalmente, tendrá muchas preguntas al respecto. Claro que a los padres se les hace difícil superar su cansancio después del trabajo y encontrar tiempo para sus hijos. Pero los instantes que pasamos con ellos respondiendo sus preguntas, leyendo y jugando, no solo ayudan desarrollar al niño, también forman un vínculo estrecho con él y mantienen una relación cálida incluso cuando el pequeño crezca.

2. Llorar: Los niños pequeños se impresionan con todo lo que sucede en la vida. Ponerse triste es normal para un niño. No le prohíbas llorar y no te avergüences. En lugar de eso, intenta resolver la situación, explícale a tu hijo por qué llora y cómo puede corregirlo.

3. Ser tacaño: Tu hijo tiene todo el derecho del mundo de disponer de sus cosas como lo hacen los adultos, así que no le digas que es tacaño. Y mucho menos debes decir cosas como: “Mira, todo el mundo se está burlando de ti por lo tacaño que eres”.

4. Decir “no”: Tu hijo no es tu súbdito, es un miembro de la familia que tiene derechos. Prohibirle decirte “no” significa violar sus límites. Piensa en una manera de llegar a un acuerdo o explicarle por qué a veces debe hacer lo que no quiere.

Esto Es Lo Que Le Pasa A Tu Cuerpo Cuando Abusas De Los Lácteos

5. Hacer ruido: No les prohíbas a tus hijos disfrutar de su infancia: que canten canciones y hagan ruido en la calle. Porque esta etapa de su vida jamás se repetirá.

6. Tener miedo: Los niños pequeños pueden tenerle miedo a un doctor con una inyección o a un familiar desconocido, y es totalmente normal para ellos. En vez de avergonzarlo por su miedo, mejor explícale a tu hijo por qué no debería tener miedo, toma su mano o abrázalo para que sepa que estás a su lado.

7. Tener secretos: Cuanto más crezcan los niños, más espacio personal necesitan. Por supuesto que los padres deben controlar la vida de su hijo, pero también deben respetar su espacio personal. Porque la confianza del niño no tiene precio, y no hay que ponerla en riesgo descubriendo los secretos infantiles ni leyendo sus diarios.

8. Enojarse y envidiar: Un niño también es un ser vivo y, al igual que los adultos, tiene derecho a sentir emociones negativas: enojo, envidia, etc. Los padres deben recordar que la fuerza de voluntad aún no está bien formada a esta edad, por eso al niño se le hace más difícil controlarse. Si una de sus emociones nos parece “mala”, no quiere decir que el niño deba dejar de mostrarla.

9. Equivocarse: A todos nos da miedo cometer un error, y peor aún cuando alguien te apresura. Lo mismo sucede con los niños: cuando un adulto lo está apresurando o regañando por abrocharse mal la camisa, no es de sorprender que al niño se le quiten todas las ganas de intentar hacer algo por su cuenta. Tendrá miedo a que lo regañen nuevamente.