Consejos prácticos para mantener tu casa siempre en orden

La escritora Marie Kondo, es una japonesa que se dedica a impartir clases sobre la organización tanto a empresas como a personas, en su obra te demuestra el amor que siente hacia su trabajo y lo transmite en cada página.

Trucos para mantener tu hogar ordenado

1. Deshacerte de las pertenencias que no te llenen de emoción: Ante todo, debes saber que el deshacerse de las cosas que no usamos es una ocasión especial e intima.

Donde tendrás emociones encontradas, sentirás alivio y recordarás momentos. De hecho, es recomendable que si vives con otras personas, realices esta actividad bajo llave o cuando estés solo.

Aunque si quieres incluir a tu pareja en el proceso no hay problema. Debes empezar por lo más sencillo, saca toda tu ropa y ponla en el suelo, y cuando digo toda, es literalmente TODA.

Incluyendo la que no está en el armario. Consigue cualquier prenda que esté en la sala, cocina u otra pieza, la única que quedará libre es la que se encuentra en la lavadora.

2. Divide de acuerdo a tres opciones: Toma cada una de las prendas con las manos y, mientras las acaricias, recuerda tus momentos con esta prenda y sentirás dónde pertenece.

Al principio puede resultar difícil y un poco extraño, pero luego verás cómo lo haces más rápido y fácil. Una vez que termines, lo que pertenece a “No me genera nada”, puedes ponerlo dentro de una bolsa. No la necesitarás más.

9 Signos de que probablemente no estas tomando suficiente agua

Marie nos muestra con qué debemos seguir, ya que no solo organizaremos la ropa, sino todo nuestro espacio:

  • Ropa
  • Libros
  • Papeles
  • Cosas varias
  • Cosas sentimentales

Te recomiendo tener siempre en cuenta que esto es algo que se debe hacer una vez, por lo que no vale la pena apresurarnos; debemos entender que lo que ya no nos da felicidad sencillamente ya no es nuestro.

Continuaremos haciendo esto con todas nuestras pertenencias, siempre ubicándolas en el suelo y dividiendo en categorías. Pero hay un truco: no debes acomodar nada hasta que te hayas deshecho de lo que no te genera alegría.

Cada cosa tiene su lugar, solo debes encontrarlo, y la manera más sencilla es agrupar las cosas por tipos o grupos, en vez de por lugar. De esta manera tendrás todas las cosas iguales en un mismo sitio y no por toda la casa.