Cambia tu energía recordando siempre lo bueno, no lo malo ( a ese dejalo ir)

Recuerda siempre aquello que te hizo sentir bien, nunca pienses en aquello que alguna vez te hizo llorar. Recuerda que la vida es un regalo que Dios nos dio por un tiempo, un regalo maravilloso en el que tu eres quien decide si es bueno o será toda una pesadilla.

Los buenos momentos nos llenan de energía positiva y hacen que atraigas esos pensamientos y deseos positivos. Ahí está la clave de tener una vida maravillosa.

Claro que no debemos ignorar que todos en algún momento vivimos momentos no tan agradables, lo importante es rechazarlos lo mas pronto posible sin permitirles dañar tu vida.

Acuérdate siempre de lo bueno:

Las cosas más gratas en el mundo son los pensamientos agradables. El arte de la vida consiste en tener tantos de aquellos pensamientos como sea posible.

Acuérdate de lo bueno
Cuando el cielo esté gris
Acuérdate cuando lo viste profundamente azul.
Cuando sientas frío
Piensa en un sol radiante que ya te ha calentado.
Cuando sufras una derrota
Acuérdate de tus triunfos y de tus logros.
Cuando necesites amor
Revive tus experiencias de afecto y ternura.
Acuérdate de lo que has vivido
y de lo que has dado con alegría
Recuerda los regalos que te han hecho,
los besos que te han dado,
los paisajes que has disfrutado
y las risas que de ti han emanado.
Si esto has tenido
Lo podrás volver a tener
y lo que has logrado,
lo podrás volver a ganar.
Alégrate por lo bueno que tienes
y por lo de los demás;
desecha los recuerdos tristes y dolorosos,
no te lastimes más.
Piensa en lo bueno, en lo amable,
en lo bello y en la verdad.
Recorre tu vida y detente en donde haya
bellos recuerdos y emociones sanas y vívelas otra vez.
Aquel atardecer que te emocionó.
Revive esa caricia espontánea que se te dió
Disfruta nuevamente de la paz que ya has conocido,
piensa y vive el bien.
Allá en tu mente están guardadas todas las imágenes
Y solo tú decides cuáles has de volver a mirar…

Descubre lo que el tamaño de tu dedo meñique dice sobre tu personalidad