5 maneras de corregir un niño irrespetuoso o malcriado al instante y convertirlo en un niño sumiso

Desafortunadamente no existe un manual de como ser el mejor padre del mundo, cada quien cría a sus hijos como considera que es la manera correcta.

Las faltas de respeto no deben dejarse pasar en ninguna circunstancia y una buena educación no tiene porque además ser permisiva.

Así que en esta ocasión te diremos como es que puedes corregir a un niño irrespetuoso de la mejor manera posible. ¡Presta mucha atención!

5 maneras de corregir un niño irrespetuoso

corregir niños mal educados

  1. Educar desde siempre

No creas que porque un niño es pequeño no entenderá reglas o cosas que se le expliquen. Ellos aprenden todo el tiempo.

2. Aceptar la frustración

Sobreproteger a los niños es darles una mala educación. El afán de evitarles el sufrimiento es un error ya que nos e preparan para situaciones adversas. Los adultos sabemos que no siempre las cosas son como queremos y debemos preparar a los niños para esto y así puedan enfrentar la adversidad.

No queremos que lloren y aceptamos lo que nos piden, no queremos que se enojen y permitimos que no se comporten adecuadamente, pero el aprendizaje tiene que ver con saber soportar la frustración.

3. Poner límites

Muchas veces las actitudes negativas de los niños tiene que ver con que no saben hasta donde se puede llegar y hasta donde no. Esto tiene que ver con que los límites nos on claros.

Los médicos no entendían que le pasaba a esta niña. ¡Al descubrir la razón, la madre casi se desmaya!

Si establecemos una regla, debemos predicar con el ejemplo y explicar las consecuencias positivas de aceptar reglas.

4.Coherencia y perseverancia

Castigos como un mes sin tv o sin poder ir a la casa de su amigo, no sirven. Será difícil mantener estos castigos y dos días después se pierde la esencia de ello.

Un castigo debe ser una penitencia. Dos horas sin tv es más efectivo que un mes que nunca será un mes. Mientras transitamos por el camino, vamos aprendiendo de autoridad.

5.Discernir

Los padres deben tener claro lo que es intolerable y lo que es intrascendente. Muchas veces nos enfocamos en cosas como que el niño lave su taza tras usarla, pero permitimos insultos y agresiones.

Las reflexiones finales se resumen en un refrán: “se atrapan más moscas con miel que con vinagre.”

Esto se traduce en que imponiendo fuerza, castigos, amenazas y humillaciones no vamos a lograr nada y sólo conseguiremos resentimiento y malos tratos de nuestros hijos que repercutirán en su vida social y laboral.

¡Comparte esta publicación para que más padres en el mundo se enteren!