4 Remedios caseros para la anemia

La anemia ocurre cuando no hay suficiente células rojas sanguíneas en su cuerpo.

Las células rojas sanguíneas transportan oxígeno a través de su torrente sanguíneo, dándole energía y ayudando a que sus músculos, huesos y órganos funcionen correctamente.

Si bien lo recomendable es acudir a tu médico, nosotros te damos a conocer una serie de remedios que te serán útiles para reforzar el combate.

Remedios caseros para la anemia

remedios para la anemia

1. Almendras con leche

Los frutos secos son ricos en hierro, sobre todo las almendras, el pistacho y las nueces.

Para este remedio deberás seguir los siguientes pasos:

Ingredientes:

  • Un puñado de almendras.
  • 1 vaso de leche.

Preparación:

  • Hierve un poco de agua y colócala en un recipiente resistente al calor.
  • Añade las almendras y déjalas remojar durante toda la noche.
  • En la mañana, retira la piel que las recubre.
  • Seguidamente deberás procesarlas para obtener una pasta.
  • Al vaso de leche (que debe estar tibio) añádele esta pasta y mezcla.

Esta preparación funcionará mejor si se consume en ayunas.

A su vez, puedes complementar con nueces si es de tu gusto.

2. Sopa de lentejas

Las lentejas contienen un alto nivel de hierro en su composición. Consumir una taza de sopa de lentejas regularmente será muy beneficioso.

Además, la sopa de lentejas te da las posibilidades de hacer una sola comida en el día pues es un alimento muy completo. Y, si lo deseas, puedes añadirle algún tipo de carne roja o verduras para hacerla más apetitosa.

Si ya la has hecho en otras oportunidades, puedes prepararla como de costumbre. Sino, aquí tienes una buena opción:

Ingredientes:

  • 1 taza de lentejas previamente lavadas.
  • 1 cebolla grande picada en cubos.
  • 3 dientes de ajo machacados.
  • 4 tazas de agua.
  • Sal y pimienta al gusto.
5 Increíbles beneficios del atún que seguramente no conocías

Preparación:

  • Coloca en una olla las lentejas y deja que se ablanden.
  • Sofríe la cebolla y el ajo y agrégalo a las lentejas.
  • Añade la sal y la pimienta al gusto.
  • Permite que todos los ingredientes se integren cocinando a fuego bajo.
  • Para finalizar, sirve caliente.

3. Té de ortiga

La ortiga es una planta que contiene diversas vitaminas y minerales, dentro de las que se destaca el hierro. Por esta razón, se utiliza mucho para tratar los problemas de anemia.

El té es muy sencillo de preparar y puede tomarse en cualquier momento del día:

Ingredientes:

  • 1 litro de agua.
  • 5 cucharadas de ortiga.

Preparación:

  • Colocar el agua en una olla y dejar que hierva.
  • Retirar del fuego y colocar las cucharadas de ortiga.
  • Tapar para permitir que la infusión se genere.
  • Colar la mezcla y disfrutar.

En caso de que el sabor parezca muy poco delicado al paladar, se puede añadir una cucharadita de miel para hacerlo más agradable.

4. Té de ginseng

El ginseng es cada día más utilizado para tratar diversas afecciones que provocan daños en el organismo. En este caso, puede ayudar a regular los niveles de hierro en la sangre.

Prepararlo es muy sencillo, solo debes seguir estos pasos:

Ingredientes:

  • 1 ginseng coreano.
  • 1 taza de agua.

Preparación:

  • Lavar, pelar y cortar el ginseng en rodajas finas.
  • Después, colocar una o dos rodajas en la taza donde se vaya a preparar el te.
  • Hervir la taza de agua.
  • Colocar el agua en la taza donde se haya colocado el ginseng y dejar reposar tapado.
  • Por último, tomar como normalmente se hace con cualquier otro té.

Elige cualquiera de los remedios y combate de una vez por todos la anemia. ¡Comparte esta publicación!