Recuerda que un Día tú también serás viejo..

Un padre anciano limpiaba su casa con gran ánimo, al preguntarle por qué su alegría me dijo: Mi hija me ha llamado y me ha dicho que va a venir a visitarme y por eso estoy arreglando mi casa, que bien le dije, me la saluda y que pase un buen momento.

Al día siguiente cuando volví a pasar por el mismo lugar encuentro al anciano un poco triste y al preguntarle cómo fue la reunión con su hija, este me contestó; no vino ayer, ni hoy tampoco, creo que solo quería saber si aun estaba vivo.

En verdad esto me dejo muy triste; solo te pido que si tu tienes a un padre o una madre en esta condición visitalo, aun así no tengas que llevarle anda y ve y dale un abrazo.

Para ellos nuestra presencia es más importante que muchos regalos y recuerda que un día tú también serás viejo.

Enfermera no soportó ver el sufrimiento de un bebé prematuro e hizo lo que nadie se atrevía